Mini pies de vino

Fotos a todo color de Mini pies de vino, clasificada en Postres, tartas y dulces ¡Ñam Ñam!. Ingredientes: Huevo, Queso y Pasta. El tiempo de elaboracion es de Más de 1 hora. Su nivel de dificultad es Intermedia ¡Oído cocina!


Valoración4 Likes4.3 / 5
Intermedia Más de 1 hora
Todo el año Global

Ingredientes

4
  • Para la masa
  • 250 Gramos de harina de trigo
  • 125 Gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 Gramos de azúcar glass
  • 1 huevo entero tipo XL
  • 1 Pizca de sal
  • Para el relleno
  • 225 Gramos de queso crema
  • 55 Gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 115 Gramos de azúcar
  • 1 huevo talla L
  • 2 Cucharadas de harina
  • 1 Cucharadita de vainilla en pasta
  • 110 Gramos de Geleé Viña Ardanza de la Bodega La Rioja Alta

Elaboración

Empezamos realizando la base de nuestras pies, la masa quebrada

Primero tamizamos la harina con un colador encima de una superficie donde sea fácil trabajar, la encimera de la cocina es perfecta. Añadimos la sal y mezclamos.

Ponemos el resto de ingrediente en un bol de la siguiente manera. Primero añadimos el azúcar y luego la mantequilla cortada en trocitos pequeños de unos 2 cm. aproximadamente (debe estar a temperatura ambiente). Juntamos con las manos, sin miedo, mezclando la mantequilla con el azúcar. Podemos emplear azúcar glass o blanquilla granulado, aunque con el azúcar en polvo es mucho más fácil trabajar. Batimos el huevo y lo echamos por encima de los anteriores ingredientes. Volvemos a mezclar hasta que esté integrado.

Hacemos un volcán con la harina en la encimera y abrimos un agujero en el medio para introducir la mantequilla con el azúcar y el huevo. Al principio puede parecer que esta masa no será capaz de absorber todos los ingredientes pero veréis como no es así. Empezamos a mezclar con la punta de los dedos, juntando poco a poco el centro del volcán con la harina hasta conseguir una mezcla semejante a arena gruesa, como si fuesen migas.

Vamos aplastando con las manos poco a poco, para que se una bien. En unos cinco minutos la tendrás casi lista, no es conveniente amasar demasiado para evitar que a la hora de estirarla la masa puede llegar a romperse. La cortamos en dos y formamos unas bolas.

Ahora solo nos queda envolver las porciones en papel film (transparente) y dejarlas reposar en la nevera durante una hora. Si dejas la masa más de una hora en el frigorífico se pondrá dura y tendrás que dejar que se temple algo para extenderla. También podemos congelar la masa y dejar que se descongele poco a poco antes de usarla.

Pasada la hora sacamos nuestra masa del frigo y la estiramos con ayuda de un rodillo, pero, recordar, nunca volvemos a masasar. Cortamos círculos con un corta pastas y los colocamos en nuestros moldes bien pegada a los bordes, y la pinchamos con un tenedor por todas partes, base y bordes laterales precisamente para que éstos no se bajen.

Precalentamos el horno a 180 grados con aire o 190 sin aire, calor abajo, y metemos el molde con la pasta dentro del congelador. El molde permanecerá allí todo el tiempo que tarda el horno en calentarse.

Cuando éste adquiera la temperatura deseada y el piloto indicador se haya apagado, sacar el molde del congela­dor y meterlo directamente en el horno caliente.

El tiempo variará con cada tipo de horno pero será aproximadamente de 8 a 10 minutos.

No cocerlas demasiado porque para que estén buenas se tienen que “quebrar” en la boca, y si se pasan de tiempo se endurecen.

En cuanto los bordes de la tartaleta empiecen a colorearse sacarlas del horno. Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Mientras hacemos el relleno

Batimos con la batidora eléctrica de varillas en un bowl el queso crema, la mantequilla y el azúcar hasta que esté bien integrado y cremoso. Añadimos el huevo, la harina, la vainilla y el geleé y batimos justo hasta mezclar.

Rellenamos nuestros mini pies con esta masa y las volvemos a llevar al horno, esta vez a 180 grados con calor arriba y abajo.

Horneamos durante 20 minutos, vigilando que no se pasen.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Como yo dividí en dos la masa quebrada y una parte la congelé, la otra parte me dio para hacer 16 tartaletas... De relleno me salió mas cantidad, y sin tartaletas donde ponerlo, lo puse directamente sobre unos moldes de mini bundt cakes que tenía y lo horneé tal cual.... Como podéis apreciar en la foto de arriba quedan tan ricamente también.


Compartir


Observaciones

Y así es como este tarro de geleé ha llegado a su fin, una deliciosa manera, según mi opinión, ya que encaja a la perfección lo crujiente de la base con lo jugoso del relleno... Y un sabor a vino que resalta totalmente.



Más información del autor

Tiene 93 recetas y 76 seguidores


Cargando

 

Olvidé mi contraseña
Iniciar sesión
Cargando
¿No tienes cuenta? Regístrate

Te enviaremos las instrucciones para recuperar la contraseña.

Resetear contraseña
Cargando

 
 
 
Crear cuenta
Cargando
¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión